Si hablamos de futbol en la ciudad de Berlín, a todos nos viene a la mente el gran equipo de la ciudad el Hertha de Berlín e incluso su estadio, el Olympistadion dónde el FC Barcelona, se proclamó campeón la temporada pasada de la Champions League. Pero toda gran ciudad, cuenta con equipos de barrio más humildes, y en Berlín encontramos el caso del Union Berlin, equipo que milita en el 2.Bundesliga (Segunda División Alemana), y qué en el año 2009 escribía una bonita y romántica página de su centenaria historia. El Union Berlin, es un equipo de la periferia de Berlín, el cual nunca ha llegado a jugar en la Bundesliga (Primera División Alemana). Su afición se caracteriza por ser una hinchada obrera en su mayoría, hablamos de carpinteros, electricistas y fontaneros quienes pueblan sus grades cada dos semanas, en los partidos como local. Y es aquí, donde llega la bonita historia de este equipo. A finales de la temporada 2007/2008, el estadio del Union, presentaba un aspecto cada vez más degradado y precisaba de una urgente remodelación. El problema, era que el club no disponía de recursos suficientes para afrontar una notable de remodelación y renovación del mismo. Ahí fue cuando surgió la iniciativa de sus hinchas más fervientes y se pusieron manos a la obra. De esta manera, cerca de 3.000 voluntarios, esos carpinteros, electricistas, fontaneros… que hablábamos, socios todos ellos del Union Berlin, coordinados por el club, acondicionaron las gradas y pusieron los elementos para renovar el estadio, dejando tan solo las tareas más complicadas como la colocación de las cubiertas de las tribunas, a empresas externas. En verano de 2009, el estadio lucía renovado estrenándose ante el rival de la ciudad el Hertha, y todo gracias a un grupo de aficionados del club que escribieron una de las páginas más maravillosas e increíbles de la historia del futbol.